06 jul 2017

La inclusión hecha realidad

Con un 80% de la población viviendo en pobreza extrema, Waspam cuenta con 50 escuelas públicas distribuidas a lo largo de 9,767 km² de territorio, habitado principalmente por la etnia indígena miskitos.

Waspam, Río Coco, es una ciudad nicaragüense ubicada en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, a 632 km de la capital, Managua. Con un 80% de la población viviendo en pobreza extrema, cuenta con 50 escuelas públicas distribuidas a lo largo de 9,767 km² de territorio, habitado principalmente por la etnia indígenas miskitos.

Rehabilitación de sanitarios accesibles

A la Escuela Nacional Mixta de Waspam asisten 1.200 estudiantes de diversas edades, distribuidos en turnos matutino, vespertino y nocturno. Históricamente, los estudiantes no han contaban con instalaciones sanitarias dignas,  por lo que optaban por  resistir la urgencia de hacer sus necesidades en horario escolar o escaparse a sus casas.

Para cambiar esta situación, el proyecto DIPECHO ejecutado por el consorcio OXFAM-PLAN-ASB-AMC realizó la reconstrucción de cuatro sanitarios, entre ellos uno accesible. Éste se encuentra adecuado en su totalidad para personas con discapacidad o movilidad reducida, tomando en cuenta las Normas Técnicas Obligatorias de Nicaragua (NTON)  para la construcción de entornos accesibles. Además, se construyó con la supervisión de personas con discapacidad de la zona.

Accesibilidad y señalética

Asimismo, se construyeron andenes, rampas y pasamanos. También se colocó la señalización adecuada para rutas de evacuación, puntos de encuentro y rutas accesibles, entre otros.

Alma Baltodano, Secretaria Ejecutiva de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad de Nicaragua FECONORI, asegura que es importante que los niños y las niñas con discapacidad de la ciudad de Waspam puedan movilizarse sin obstáculos desde la entrada de la escuela, por la escuela y hasta en los servicios sanitarios. “La accesibilidad no puede ser parcial”, ha señalado en su discurso durante la inauguración de las obras.

“Ahora, las personas con discapacidad, sean padres o madres de familia,  estudiantes o la población en general, podrán acceder sin barreras a la escuela. Para nosotros esto muy importante, porque durante desastres naturales la Escuela Nacional funciona también como albergue”, comentaba Patricia Downs, Directora de la escuela,  y agrega: “Aún no hemos tenido huracanes pero sí muchas inundaciones por exceso de lluvias”, mientras recorría uno de los pasillos de la escuela, junto a Alberto Gómez, coordinador de Inclusión del ASB.

Las infraestructuras son, sin duda alguna, muy importantes para fomentar la inclusión, ya sea en la vida cotidiana de una escuela o en situaciones de desastres. Pero también existen otras barreras, culturales y actitudinales, que obstaculizan la inclusión de las personas con discapacidad. Por ello, en esta misma escuela se realizará un taller con administradores de albergues del municipio, fundamentalmente directores/as de escuelas, para profundizar en lo que se puede y debe hacer con adultos mayores y personas con discapacidad en un albergue temporal en situaciones de desastres para fomentar su inclusión.

Podemos decir que ahora Waspam cuenta con una escuela accesible para personas con discapacidad, que también funge como el mayor albergue del municipio durante los desastres. Todo esto gracias al apoyo del gobierno alemán, ASB, FECONORI y CORDES, en el marco del proyecto financiado por la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO), coordinado junto con OXFAM, PLAN International y Acción Médica Cristiana.